Kuriche ITodos

Kuriches del sur

Concepción es una ciudad esencialmente musical. Está ubicada en el centro sur de Chile, y es un centro urbano caracterizado por un carácter cosmopolita, o mas bien dicho “chilenopolita”, ya que  al ser ciudad universitaria su población la conforman personas de todo el país.

Como señalaba al inicio, “Conce” es una ciudad esencialmente musical. Por donde uno transite es posible distinguir esta característica evidente. Incluso, se le ha tildado históricamente como la cuna del rock nacional, entre otros apelativos que, ciertos o no, dan a entender de que estamos en presencia de una cultura musical arraigada en la cual se mezclan distintos estilos y tradiciones, diferentes visiones, raíces y muy variados cultores que desde todos los ámbitos le han ido dando esta impronta creativa, experimental y también solidaria. Porque si hay algo que también distingue a Concepción en cuanto a los alcances de su desarrollo musical es la solidaridad entre sus pares, punto de encuentro entre música y conciencia política, que es otra de las cualidades de esta ciudad mestiza y comprometida.

La presente investigación sobre la historia del Tambor en Concepción es ante todo una primera indagación, un intento, un atisbo incipiente que busca descubrir las voces que relatarán este proceso de intercambio de saberes que comienza hace ya varias décadas y que sin duda hoy en día podemos ver y oír reflejado y difundido en una serie de propuestas musicales y de danza, y que al igual que en todo Chile, dan cuenta de la llegada de un instrumento cuya carga simbólica, fuerza y poder ha dejado huellas en varias generaciones ávidas de su sonido e historia.

Este trabajo es además un ejercicio: el de hurgar en la historia no oficial, buscando en los recovecos de nuestra identidad; es reconocer al ciudadano que acá habita y que lo nutren raíces variadas, coloridas y de una gran riqueza.  Es buscar para ir dando paso a una construcción de mayor entendimiento del desarrollo musical de Concepción, en donde podamos sumar a la conocida tradición del rock penquista esta tradición latinoamericana de la cual poco y nada se ha hablado y que quizás tiene mucho mas que decir en los tiempos difíciles de la dictadura y en su legado posterior.  Concepción fue bastión de variados movimientos políticos y sociales, que al igual que en el resto de Chile fueron derribados simbólica y literalmente con la llegada de la dictadura militar. Y fue precisamente allí, en esos duros tiempos, donde la música y la danza fueron adquiriendo mayor sentido hasta convertirse en un espacio rebelde, integrador y creativo. Esta historia, la del tambor en el sur de chile, puede que tenga mucho que ver con esta tradición latinoamericanista de la música penquista. El tambor en el sur se suma a la cadena, a la búsqueda de sentido y de identidad trascendiendo lo netamente musical. Y desde allí, el músico de Concepción sale a recorrer América en busca de ese sentido de pertenencia mayor, cuyo lenguaje es musical, pero cuyo contenido es político y bolivariano. ¿Que se busca cuando se sale a conocer la música de Latinoamérica? ¿Qué se busca al aprender a tocar el tambor?

América toda es el resultado de la mezcla, forzada muchas veces, de muchas culturas provenientes de todos lados, con las culturas originarias. Una de esas raíces, la africana, es quizás, junto que la indígena, parte de una histórica y sistemática negación como aporte en la construcción social de nuestro continente por parte del discurso de la oficialidad. Este discurso oficial que todos conocemos desde niños  se contrapone con la necesidad de expresión, de sentir y de bailar que a lo largo de todos estos años hemos percibido como testigos y protagonistas en el andar compartiendo y tocando tambores en grupos de distinto origen e intereses. Nunca en los textos de historia de nuestros años de infancia se mencionó el aporte de lo afro en la construcción de la historia chilena, apelando a argumentos vagos y a discursos aprendidos. Quien no ha oído, por ejemplo, que en chile “había mucho frío para que hubieran negros”, o que se fueron porque no aguantaron, entre otros mitos. Este y otros argumentos se van repitiendo por años. Pero basta sólo con ir al Valle de Azapa, en la primera región del país, para conocer la existencia de varias comunidades afro chilenas, o mirar en las raíces de la misma cueca y estos dichos son refutados. O bien basta escuchar un tambor y ver lo que provoca a su alrededor.

En lo personal, cuando tuve la oportunidad de aprender percusión, una de las cosas que me llamó más la atención fue el efecto que tocar generaba entre los que estábamos ahí. En esa ocasión y siempre. Los tambores históricamente han tenido algo que decir a la hora de aliviar el dolor. La esclavitud se esquivó con tambores. La pena, el amor, la religión, la jarana, la rebelión tuvieron y tienen sus ritmos, danzas y cantos.
La percusión grupal tiene mucho de alegría, de carnaval, de bailoteo; pero también, y mucho mas quizás, de fuerza grupal, de sentirse igual al de al lado, de descarga, de volver a ser parte importante de algo. ¿Le han puesto atención a un grupo de personas tocando tambores?

Actualmente en Concepción existe una cantidad numerosa de agrupaciones dedicadas al estudio y difusión de una serie de manifestaciones afrolatinoamericanas: mas de 20 agrupaciones de Samba y Batucada; alrededor de 8 generaciones de grupos de música colombiana; al menos 6 agrupaciones de “afroperuano” en menos de una década, y casi una decena de compañías de percusión y danzas afromandingue; bandas de Salsa y Timba cubana de excelente nivel; toda una tradición de reggae y un incipiente crecimiento del Tumbe chileno, uno de los ritmos “afro” del norte del país; y por supuesto el Candombe que comparte honores con comparsas de Santiago y Valparaíso.

Dentro de todo este árbol genealógico del tambor hay referentes que consideramos pioneros en este movimiento y su desarrollo. Todos ellos fueron en búsqueda del conocimiento en tiempos de carencia de instrumentos, de ausencia de maestros reales y virtuales. Comienzan su camino en plena dictadura militar, y se convierten, junto a varios compañeros y compañeras del tambor, en protagonistas de un fenómeno que va de la mano con la reorganización social que desde las bases juveniles se comienza a gestar, con mucho trabajo en terreno, poblacional y solidario, y con un común denominador: el Arte como ente convocador, y el Tambor como herramienta. Estas tres miradas serán parte del Kuriche del Sur:

  • Sergio Barría, músico y luthier, uno de los precursores de la llegada de la música colombiana a Concepción e integrante de “El Palenque”, primera agrupación de esta música en el sur.
  • Marco Burdiles, músico y luthier, fundador de Barrio Sur, primera comparsa de Candombe nacida el año 1994 y primer profesor de Candombe y Samba en Concepción.
  • Marcelo Sánchez, percusionista y uno de los creadores del Departamento de Jóvenes de Concepción, entidad  creada a mediados de los noventa, y pionera en el trabajo artístico en poblaciones del gran Concepción, usando como herramienta la percusión.

Formato de presentación de Kuriches del Sur.

Presentaremos cada sección usando como formato la entrevista en video, a través de una serie de mini documentos audiovisuales ordenados de la siguiente forma:

  1. Sergio Barría, música de Colombia en Concepción. Capítulo I:  Entrevista en terreno a Sergio Barría, músico y luthier de Concepción, quien además es pionero en el estudio y difusión de la música colombiana en el sur del país. Abordaremos los siguientes ejes: Antecedentes de la música colombiana. Antecedentes del tambor en Chile. El contexto musical de Concepción entre los años ’80  y ’90.
  2. Sergio Barría, música de Colombia en Concepción. Capítulo II: El Palenque, primera agrupación de música colombiana en Concepción. El sentido del tambor.
  3. Marco Burdiles, historia del Candombe en Concepción. Capítulo I: Músico y luthier de Concepción, pionero en el estudio y difusión del Candombe en el sur del país, y miembro fundador de Barrio Sur, primera comparsa de Candombe en la VIII Región. Con Marco abordaremos los siguientes ejes: Antecedentes del Candombe afrouruguayo. Tambores en Chile. Contexto musical de fines de dictadura en Concepción desde la perspectiva de la música latinoamericana.
    Marco Burdiles, historia del Candombe en Concepción. Capítulo II: Historia del grupo Quillay. Viaje por América Latina. El paso por Uruguay.

Finalmente, los invito a conocer estas historias, de la cual varios nos sentimos parte, conformando una cadena del tambor que lleva años instalándose en Conce y alrededores, pero por sobretodo, los insto a continuar la documentación de los importantes capítulos previos y posteriores, donde hay mucho aún por hacer.

Desde Palenque a Barrio Sur, de Collao a la Agüita suena fuerte el tambor sureño! Newen!

Atte.
Francisco “Panchote” Bascur,

 

 

Créditos

Kuriches del Sur es una investigación inicial sobre las prácticas diferentes prácticas musicales de raíz afro en la ciudad de Concepción, una de los polos de creación musical de Chile. Kuriches del Sur es parte de Kuriche, investigación mayor realizada paralelamente en el norte y centro del país, junto a Mariana León y José Rojas.

La investigación está situada en el movimiento musical latinoamericano en la década de los noventa en Concepción.
Los entrevistados son tres referentes musicales y sociales de la ciudad, quienes desde sus respectivas miradas fueron creando un marco de estudio y difusión de música afrolatina con un componente solidario y un rol social cohesionador e identitario.
Gracias a sus aportes, actualmente Concepción es parte de un movimiento cada día mas masivo y popular basado en la percusión y en las danzas de raíz africana y afrolatina.
Cámara, sonido y edición: Francisco Bascur
Fotografías y videos de los archivos personales de Marco Burdiles, Sergio y Cristian Barría, Guillermina Quintupil y Felipe Rebolledo.

Leave a Reply